Convención de 1951 sobre el Estatuto de Refugiados (Convención de Ginebra de 1951)

Adoptada en Ginebra, Suiza, el 28 de julio de 1951, por la Conferencia de Plenipotenciarios sobre el Estatuto de los Refugiados y de los Apátridas (Naciones Unidas), convocada por la Asamblea General en su resolución 429 (V), del 14 de diciembre de 1950. Entrada en vigor: 22 de abril de 1954. La Convención define quién es una persona y quién no podría serlo, establece el principio de no devolución de las personas refugiadas (non refoulment), así como una serie de derechos humanos que deben garantizárseles, destacando el derecho a religión y libertad de movimiento, derecho a la educación y al empleo. De igual forma, reconoce el alcance internacional que tiene la temática y la necesidad de la cooperación internacional para llevarla adelante. Asimismo, destaca la importancia de compartir la responsabilidad entre los distintos Estados partes.