Convención sobre el estatuto de los Apátridas de 1954

La Asamblea General de las Naciones Unidas convocó a una Conferencia de Plenipotenciarios para redactar un tratado internacional sobre refugiados y personas apátridas en 1951. Si bien la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados se aprobó ese año, las negociaciones internacionales sobre las necesidades de protección de las personas apátridas continuaron. La Convención sobre el Estatuto de los Apátridas fue adoptada el 28 de septiembre de 1954 y entró en vigor el 6 de junio de 1960. Dicho documento establece un marco para la protección internacional de las personas apátridas y es la codificación más completa de los derechos de las personas apátridas hasta ahora alcanzada a nivel internacional. La contribución más significativa de la Convención es su definición de «apátrida» como toda persona «que no sea considerada como nacional suyo por ningún Estado, conforme a su legislación»