Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer

Aprobada por Naciones Unidas el 18 de diciembre 1979 y vigente a partir 3 de septiembre de 1981. La Convención exige a los Estados Partes condenan la discriminación contra la mujer en todas sus formas y adoptar por todos los medios apropiados y sin dilaciones, una política encaminada a eliminar la discriminación contra la mujer. Por lo anterior, éstos deberán accionar en todas las esferas, y en particular en las esferas política, social, económica y cultural, todas las medidas necesarias, incluso de carácter legislativo, para asegurar el pleno desarrollo y adelanto de las mujeres, con el objeto de garantizarles el ejercicio y el goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales en igualdad de condiciones con respecto a los hombres.