Convenio 169 de la OIT, Convenio sobre pueblos indígenas y tribales

Adoptado en Ginebra el 27 de junio de 1989 por la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo. Se fundamenta en el reconocimiento y respeto de las culturas y formas de vida de los pueblos indígenas y tribales, y les reconoce derechos de carácter individual y colectivo, entre ellos el derecho sobre las tierras y los recursos naturales, así como el derecho de decidir sus propias prioridades en lo que atañe al proceso de desarrollo. Se establece que los Estados deberán consultar las medidas legislativas y administrativas susceptibles de afectarles, estableciendo procedimientos apropiados de consulta, con la finalidad de llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento acerca de las medidas propuestas.