Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas

Aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 13 de setiembre de 2007. Establece un marco universal de estándares mínimos para garantizar la dignidad, bienestar y derechos fundamentales de los pueblos indígenas del mundo. Aborda, entre otras temáticas, los derechos individuales y colectivos, entre los cuales contempla los referentes a la identidad cultural, educativo, empleo e idioma. Asimismo, garantiza a estos pueblos el derecho la diferencia, condena la discriminación en su contra y promueve su plena y efectiva participación en todos los asuntos que les atañen.