Sala Constitucional, Res. 280-1992, Primer recurso de amparo, AZT, medicamento para SIDA

El recurrente interpone recurso de amparo ante la negativa de la CCSS de adquirir la droga denominada AZT, destinada al tratamiento de personas enfermas de SIDA. La Sala cita un dictamen técnico-científico, emanado del Departamento de Farmacoterapia de la accionada, el cual atiende estos asuntos en la entidad demandada, y en el que se afirma que los estudios y análisis de dicha droga no son concluyentes ni se pueden afirmar sus efectos curativos. La Sala considera que no se cuenta con presupuesto para hacerle frente a ciertas enfermedades, por lo que exigir a la CCSS que “desatienda determinados programas para atender a quienes sufren de SIDA, por más que parezca duro, no es razonable, máxime si, como acepta esta Sala, el criterio científico que se presentó, indica que la AZT no se traduce en cura para el enfermo, sino una cierta y deteriorada prolongación del término vital”. Se declara sin lugar el recurso.